Este año 2020 ha traído consigo una serie de cambios, vicisitudes e imprevistos que muy poca gente logró prever. 

Los tiempos que vivimos se han convertido, no solo en un gran desafío para todos; sino en la oportunidad de construir una nueva forma de afrontar nuestra cotidianidad, manteniendo un ritmo relativamente regular y minimizando la afectación de nuestra calidad de vida.

Si bien es cierto, que los multiples y significativos cambios que hemos tenido que aplicar a nuestras rutinas diarias, han impactado de forma importante nuestro bienestar. También las oportunidades que se nos presentan, traen consigo el enorme potencial de mejorar nuestra calidad de vida, a un nivel inclusive superior al que teníamos antes del inicio de la pandemia.

Pero… ¿Cómo es esto posible?

Hoy ejemplificaremos, a través de una situación con la que la mayoría de nosotros ha tenido que liar… y es el tele-trabajo y/o la educación a distancia. 

Es más que conocida, la innumerable cantidad de hogares que de la noche a la mañana ha tenido que trastocar sus rutinas diarias, hábitos y espacios; para lograr ser acondicionados a una nueva “realidad”; en la que tele-trabajas (quizás junto a tus hijos se educan a distancia) desde una mesa o escritorio en casa. También son bien conocidos, los múltiples desafíos que esto ha significado.

En tal sentido queremos compartir con un ustedes una sere de recomendaciones que resultarán claves a la hora de optimizar el diseño de estos espacios.

Estas claves de acondicionamiento el ambiente de estudio y trabajo en casa, optimizarán el diseño de tu espacio pero también afianzarán tus hábitos, harán más eficiente tu trabajo o estudio y redundarán de forma positiva en tu calidad de vida.

Buscar un lugar con una buena iluminación

El espacio seleccionado debe tener una buena luz natural ya que ésta es un elemento fundamental para mejorar la productividad. Cuidar de este aspecto potencia el bienestar, aumenta la creatividad y facilita el desarrollo de las tareas de forma más ágil y eficaz. 

Acondicionar un espacio silencioso

Está demostrado que la exposición a un nivel excesivo de ruido está directamente relacionada con complicaciones en el aprendizaje y la cognición. “Es básico que el sitio para estudiar no sea ruidoso para que incite a la concentración, la habitación o un estudio serían perfectos”, señalan los especialistas 

Utilizar mesas y sillas confortables

Es importante contar con una mesa y una silla adecuadas para la labor que se ha de realizar y con capacidad para todos los elementos que se vayan a necesitar. La comodidad y la ergonomía han de ser factores clave a la hora de buscar el mobiliario para estudiar.

Ventilar la habitación y optimizar la temperatura

El confort térmico depende del equilibrio entre la actividad física, la vestimenta, la humedad relativa, la temperatura y la velocidad del aire. Una ventilación y temperatura adecuadas aumentarán el confort y rendimiento de sus ocupantes.

Dotar de versatilidad al espacio

Tener un entorno donde poder desconectar es imprescindible. “Una opción muy confortable pasa por crear un espacio polivalente donde poder cambiar de tarea, desde poder leer un libro hasta realizar ejercicio”. En este caso, el mobiliario polivalente con conectividad y desplazable, es muy práctico.

Mantener ordenados el lugar de estudio y mesa de trabajo

Un espacio desarreglado no incita a la concentración por lo que ordenar el escritorio antes de empezar es más que necesario y contar con un espacio de trabajo lo suficientemente amplio como para tener todo a mano. Los elementos que permitan el archivo y clasificación del material de trabajo y estudio de forma sencilla e invisible resultan también muy útiles.

Usar los recursos tecnológicos adecuados

En estos momentos en los que se está estudiando a distancia, con videoconferencias y conectados gran parte del tiempo, es esencial contar con unos recursos tecnológicos apropiados.

Realizar una planificación de horarios

Mantener una rutina y orden se hace esencial para conciliar la armonía y eficacia familiar. Es muy importante planificar y seguir horarios. Levantarse a la misma hora, ponerse a estudiar y finalizar cuando corresponde, mantener horarios de ocio o ejercicio físico entre otros… es decir establecer y mantener buenos hábitos.

Mantener las relaciones sociales

Dentro de las rutinas programadas a lo largo de la jornada es importante dedicar tiempo al ocio y a mantener vínculos sociales activos. 

Adaptabilidad y compromiso

Se requiere de una reorganización y de nuevos hábitos, necesitamos diferentes maneras de evaluar y de socializar a través de la tecnología. La flexibilidad y resiliencia. Más allá de conceptos, deben asumirse como las aptitudes que debemos adoptar y con la mejor disposición; ya que resultarán claves en el éxito de la implementación de los nuevos hábitos y del propio espacio.

Como de seguro ya has notado, todas las claves de este decálogo forman parte de los 15 pilares que definimos, practicamos y fomentamos, para cada uno de los proyectos, asesorías y consultas que realizamos en  am | bien | tes .

En am | bien | tes, nos enfocamos en entender y mejorar los factores de tu entorno, para mejorar tu calidad de vida, no como una consecuencia del proyecto desarrollado; sino como una determinante para cada uno de nuestros diseños. Por eso creamos espacios junto a tí. Repensamos tus entornos para convertirlos en zonas generadoras de bienestar; manteniéndote a tí, como centro.

En am | bien | tes estamos complacidos de poder orientarte  para que puedas conseguirlo de la manera más eficiente. Somos generadores de bienestar y queremos apoyarte a mejorar tu salud y tu calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s