En post anteriores hemos mencionada el enorme tiempo que pasamos en espacios cerrados (cerca de un 90% de nuestro dia); bien sea en nuestros hogares, oficinas, escuelas u otros edificios.

Es lógico concluir, que la exposición a los eventuales contaminantes presentes en el aire de dichos espacios interiores, impacten negativamente en nuestra salud y nuestro bienestar.

Estos peligrosos elementos tóxicos pueden venir de nuestros espacios interiores (velas, productos de tabaco, cocinas, hornos y chimeneas; al liberar contaminantes como el monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y pequeñas partículas en el aire). Junto a otros enemigos más silentes; como algunos materiales de construcción , cierto tipo de mobiliario, algunas telas, ciertos productos de limpieza y de cuidado personal, hasta los ambientadores que también pueden propagar compuestos orgánicos volátiles (COV) en nuestros espacios interiores.

El aire exterior también afecta la calidad de nuestros entornos cuando le damos ingreso a estos contaminantes, a través de nuestras puertias y ventanas; por lo que es necesario gestionar su impacto de igual manera.

Lógicamente las consecuencias, no se hacen esperar. Al respirar más de 15,000 litros de aire todos los días. Los efectos sobre nuestra salud vinculados con la exposición a contaminantes presentes en el aire, pueden variar en severidad. Entre estos síntomas tenemos: dolores de cabeza, sequedad de garganta, irritación ocular o secreción nasal, mientras que los resultados más graves pueden incluir asma, envenenamiento por monóxido de carbono y cáncer. Ha sido demostrado como la exposición a los contaminantes del aire incrementa el riesgo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares, isquemia miocárdica, angina, presión arterial alta y enfermedades cardíacas.

Entonces alcanzar esta meta, requiere la implementación de enfoques adecuados. Pero, ¿cómo? …Podemos gestionar adecuadamente la calidad del aire interior, principalmente mediante la eliminación de fuentes individuales de contaminación y mediante soluciones de diseño adecuadas. El mantenimiento regular de los sistemas de tratamiento de aire también contribuye y es fundamental para garantizar un impacto positivo en nuestra salud y bienestar.

ambientes busca identificar estos posibles elementos de riesgo e implementar estrategias de diseño integrales; que promuevan un aire limpio y minimicen la exposición a contaminantes nocivos en beneficio de tu productividad, tu bienestar y tu salud.i

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s